Polinotas


THP by torrijos
septiembre 25, 2012, 1:32 pm
Filed under: Ciencia Política y Gobierno, Relaciones Internacionales

Martes, 25 de septiembre del 2012 – Columna 378 – 381 palabras.

PLANETARIO

THP

VICENTE TORRIJOS R.

A pocos días de la elección presidencial en Venezuela el presidente candidato berrea en la plaza pública, canta a grito herido, se imagina en medio de una guerra civil ( en el impensable caso de que pierda la contienda ), rapea, baila y convierte su figura en objeto de culto con múltiples y sugestivas transformaciones simbólicas.

Para decirlo en otros términos, pareciera que Chávez hubiese desbordado el marco de su reconocido hiperpopulismo autoritario para reflejar lo que llamaríamos un severo Trastorno Histriónico Político ( THP ), un modelo de liderazgo que, por analogía, podría estar emparentado con aquello que los psiquiatras denominan Desorden Histriónico de la Personalidad.

En efecto, el Jefe del Estado exhibe a todo paso una emotividad desmedida y una irrefrenable búsqueda de atención que lo llevan a aferrarse al poder a toda costa, a asociar el futuro de la nación entera a su destino personal y, por ende, a descalificar a sus adversarios con múltiples prácticas vejatorias e indignantes.

A diferencia de la conducta de Henrique Capriles que, consecuente con su propia ideología, exhibe un comportamiento respetuoso, sensato y ponderado, el caudillo basa su conducta política en el egocentrismo, en la frenética necesidad de aprobación y en el enfado, traducido en persecución, cuando los demás no le secundan reverencialmente en el macroproyecto de dominación y control.

Extremista que solo puede ver la realidad en blanco y negro, Chávez se concibe a sí mismo como un impulsivo seductor que no tolera frustración alguna, que debe teatralizarlo todo, dramatizarlo, conviertiendo a Venezuela en un gran campo de batalla entre la subjetiva verdad revolucionaria que él encarna y la ‘farsa histórica de la burguesía decadente’.

Culpando siempre a los demás de sus evidentes fracasos, hace del exceso una virtud, del despilfarro, generosidad, y de la reelección una obsesión superior a cualquier evidencia empírica en las urnas.

Así que en semejante coreografía épica, el vencedor del 7 de octubre no podría ser otro que el héroe glorificado, aquel que tras haber superado todas las pruebas de la Providencia ( incluida la metáfora de la resurrección tras el cáncer ) conduce a su pueblo hacia la meta señalada : la consolidación revolucionaria y la liberación nacional, liberando de paso a la hermana República de Colombia mediante una ingeniosa negociación protagonizada por las Farc.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: