Polinotas


Cima y sima by torrijos
febrero 14, 2012, 4:44 pm
Filed under: Ciencia Política y Gobierno, Relaciones Internacionales

Martes,14 de febrero del 2012 – Columna 346 – 459 palabras.

PLANETARIO

Cima y sima

VICENTE TORRIJOS R.

Hace casi 20 años, el presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, se inventó en Miami la Cumbre de las Américas.

Convocada periódicamente, la Cumbre se ha convertido en el foro por excelencia para ventilar los grandes problemas del hemisferio y Colombia fue escogida para organizar la de este año, en Cartagena, a mediados de abril.

Con 34 jefes de Estado allí presentes, centenares de periodistas, ONG, jóvenes empresarios, indígenas y hasta una cumbre paralela de dirigentes gremiales en diálogo permanente con los delegados de los gobiernos, esta era la vitrina perfecta para que la Cancillería de San Carlos le mostrara al mundo el nuevo perfil internacional de Colombia basado en la distensión y el liderazgo.

Pero, como por arte de magia, los nuevos mejores amigos de Colombia reunidos en el XI encuentro de la Alianza Bolivariana, en Caracas, liderados por Hugo Chávez y la Familia Castro, resolvieron sabotear el espectáculo.

A sabiendas de que Cuba no hace parte de la OEA, de que nunca ha sido invitada a las cumbres y de que no ha querido reingresar a la Organización a pesar de que hace dos años y medio se le invitó a que lo hiciera, los gobiernos del movimiento bolivariano continental sentenciaron a los cuatro vientos que si Cuba no era invitada, ninguno de ellos acudiría a Cartagena.

Poniendo entonces a Colombia ya no en la cima sino en la sima de la diplomacia, los países del Alba no sintieron rubor alguno al torpedear los planes del presidente Santos con tal de materializar su proyecto estratégico de fracturar a la OEA y reemplazarla por la ya fundada Comunidad de Estados Latinoamericanos, CELAC, que tendrá a un cubano como Secretario General y que pretende dejar a la Casa Blanca en la misma situación en que hoy se encuentra la isla : “huérfana, marginada y señalada”.

Porque, no nos digamos mentiras : aunque los esfuerzos de la Canciller rindiesen frutos y finalmente los países del Alba teminaran asistiendo a Cartagena para tomarse la foto de familia, el mal ya está causado y el proyecto estratégico del movimiento bolivariano no solo queda claro sino que es irreversible.

Con un venezolano controlando en pocos meses la UNASUR, y con el servicio exterior cubano al mando de la CELAC, la OEA no será más que una especie de elegante club venido a menos, decadente y desvencijado.

Y como tonto es aquel que cuando le señalan a la luna mira el dedo, lo peor que podría pasarnos es que siguiéramos pensando que los países del Socialismo del Siglo XXI son nuestros socios estratégicos, dignos de toda confianza.

La Alianza Bolivariana tiene un rumbo, una ruta, tiene un norte.  Y ese norte no tiene nada que ver con los Estados Unidos.  Ni con Cartagena.   +++


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: