Polinotas


Libertad conquistada by torrijos

Bogotá, martes, 12 de abril del 2011 / Columna 304 / 396 palabras.

PLANETARIO

Libertad conquistada

VICENTE TORRIJOS R.

¿Ahora, en Semana Santa, con tanta teología barata que va y viene, vale la pena retomar con toda parsimonia a un clásico como Hans Küng y dejar que sus memorias nos iluminen.

Nos iluminen, digo, porque desde su más tierna infancia él se sintió inmerso, como nosotros ahora, en un vecindario político conflictivo y opresor, bien marcado por las pretensiones expansionistas de un caudillo iluminado.

“ Mi niñez coincide ”, recuerda Küng, “ con la época en que toma el poder Adolf Hitler y se ve amenazada nuestra libertad nacional y personal ”.  Pero muchos se muestran complacientes frente a la amenaza.  “ Austria, nuestro vecino, no defiende su libertad.  El 14 de marzo de 1938, tras una llegada triunfal a la plaza Helden, de Viena, Hitler celebra con cientos de miles de personas la ‘fiesta de la liberación’ ”.

De hecho, hay gobernantes que prefieren ignorar el problema, que se sienten más cómodos evadiendo la amenaza, que contemporizan con ella.  Piensan que comerciando con el dictador, que suscribiendo acuerdos de cooperación, se conseguirá un clima de estabilidad en el área.  Que congraciándose con él, no correrán la misma suerte. 

Otros tantos, piensan que se puede negociar con el dictador y apaciguarlo.  En semejante error caen las grandes potencias occidentales que, aparentemente, conocían a la perfección la naturaleza y condición tanto del líder como de su régimen.

“ Un personaje de sátira era para nosotros el premier británico Neville Chamberlain, con su paraguas, exponente de la política de ‘appeasement’.  Gracias a la conferencia de pacificación en Múnich, Hitler logra cumplir su cometido : la entrada por sorpresa de las tropas alemanas en Praga y la anexión de Memel, frente a lo cual, no hubo ni siquiera una nota de protesta de la Gran Bretaña ”.

Por eso, a diferencia de lo que sucede con algunos gobernantes indecisos y hasta afectuosos con las dictaduras, Küng concluye con orgullo y valentía que, para él, “ la libertad no es algo descubierto posteriormente en la vida ” sino auténtico ejercicio de “comprobación / preservación”. 

En definitiva, frente a los regímenes represivos, expansionistas y promotores del terrorismo, Küng nos recuerda, sabiamente, que no hay puntos intermedios y que conviene que no los haya pues la libertad ha de ser concebida no como un regalo o ilusión, sino “ siempre y constantemente, como una … libertad conquistada en la lucha ”.   +++


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: