Polinotas


La asfixia de las Farc by torrijos
septiembre 28, 2010, 9:57 pm
Filed under: Ciencia Política y Gobierno, Relaciones Internacionales

Bogotá, martes, 28 de septiembre del 2,010

VICENTE TORRIJOS R.

En enero de este año, el entonces comandante general de las Fuerzas Militares de Colombia, general Freddy Padilla de León, le propuso al jefe militar de las Farc, Jorge Briceño, alias mono Jojoy, que se rindiera.

Se lo dijo públicamente, a través de los medios de comunicación, y de manera reposada, reflexiva y serena.  Sin revanchismos, sin triunfalismo, sin apasionamiento alguno.

Pero la respuesta de Jojoy fue contundente : absolutamente, no.  La lucha revolucionaria y bolivariana para liberar a Colombia del yugo opresor de la oligarquía criolla y del imperialismo yanqui tenía que seguir adelante (hasta la victoria siempre, comandante).

En efecto, los operativos continuaron, solo que, día tras día, las Farc se sentían más y más agobiadas.  Sobre todo él, que a diferencia de algunos de sus colegas del Secretariado, no se fue a temperar a Venezuela, donde habría podido encontrar confort, sosiego y aplausos.

Resistiendo la refinada ofensiva estatal, basada en una cuidadosa estrategia político-militar, Jojoy percibió que era necesario un respiro y las Farc empezaron a pedir un diálogo con el nuevo Gobierno.

Pero, fiel a la Política de Seguridad Democrática que él mismo había impulsado como ministro de Defensa del presidente Uribe, Juan Manuel Santos fue quien ahora respondió que no.  Que con terroristas no se dialoga.  Que con los adeptos a las emboscadas, al sabotaje y a los atentados con explosivos, una democracia sólida y responsable no dialoga.

Para ponerlo en otros términos, las Farc, envueltas en una mezcla de soberbia, obstinación y desconcierto, se han negado a asimilar la condición actual en que se encuentran, basada en la descomposición, el despotismo y el rechazo popular, y no han entendido el momento histórico por el que atraviesa la Colombia libre y emprendedora de hoy.

Enfrascada en los mitos revolucionarios que mezclan arbitrariamente a Marx y Mao, con Bolívar y Hugo Chávez, la banda armada ha caído en un reduccionismo acelerado, quedando a merced del terrorismo, el secuestro y el tráfico de drogas.

Terrorismo, secuestro y tráfico de drogas cuya subsistencia sólo se explica en función del apoyo que la comandancia guerrillera recibe desde el exterior, ya de gobiernos simpatizantes, ya de organizaciones cívicas que aún comparten esas visiones románticas del guerrillero heroico, barbado y con una estrella en la boina, siempre dispuesto a dar la vida “por la liberación de los oprimidos”.

En pocas palabras, ni las Farc, ni su red continental de apoyo, han captado todavía la idea de que las sociedades libres rechazan el terrorismo como metodología política, la manipulación humanitaria, la expansión de las revoluciones y el intervencionismo en los asuntos internos.  Es decir, no han entendido que ha llegado el momento de rendirse.   +++


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: