Polinotas


El cuerno de la abundancia by torrijos
septiembre 14, 2010, 9:42 pm
Filed under: Ciencia Política y Gobierno, Relaciones Internacionales

Bogotá, martes, 14 de septiembre del 2,010

VICENTE TORRIJOS R.

Antes de enfermarse, Fidel Castro dijo que su sistema económico era un verdadero desastre.

Ahora que anda brincando en una pata ha vuelto a decirlo, pero, a diferencia de la severa intervención que tuvieron que hacerle en su organismo, él no se decide a pasar de las palabras a los hechos y sigue sometiendo a sus compatriotas a la miseria, la apatía y el inmovilismo.

De hecho, todo se ha quedado en una frase de esas que lo sintetizan todo, pero que si fueran acompañadas de reflexiones profundas y de las decisiones correspondientes, quizás dejarían de ser lo que en el fondo son : un arrebato de cinismo puro y duro.

“ … El modelo cubano ni siquiera funciona para nosotros”, sostuvo el jefe del clan en entrevista con Jeffrey Goldberg, pero no quiso entrar en detalles, claro, porque, siendo como es, un caradura, la lucidez que recientemente le asiste sólo sirve para divagar sobre las guerras nucleares, darse golpes en el pecho por haber puesto a la humanidad al borde del colapso en la crisis de los misiles, y otras abstracciones con las que solo pretende ocultar el drama en el que vive la gente de la isla y quienes, en el vecindario, tienen que soportar su fastidioso injerencismo.

Para decirlo brevemente, el modelo cubano al que se refiere Fidel, es, en sus propias palabras, un verdadero desastre, porque así es como él lo ha concebido, como lo ha consolidado, y como lo controla, valiéndose de un nepotismo que, a pesar de lo corrosivo, no fue óbice para que Barak Obama invitara al régimen a que volviese a hacer parte de la OEA.

Exportación de la revolución y del terrorismo, persecución a la oposición, negación absoluta de las libertades individuales, intervencionismo en los asuntos internos de varios Estados, apoyo a dictaduras similares a la suya y crueldad feudal hacia sus propios ciudadanos concebidos como eslabones de una cadena de redistribución de la pobreza, hacen del autoritarismo castrista una verdadera pieza de antología en la política regional y global.

En resumen, bien haría el comandante en ir a ver la divertida película de Juan Carlos Tabío, “El Cuerno de la Abundancia” para entender qué es lo que realmente viven, sienten y anhelan sus súbditos, los mismos que lejos de sentirse seducidos por el igualitarismo, luchan, cada uno a su manera, aún ingenuamente, por salir algún día del drama al que se encuentran sometidos por obra y gracia del padre de la patria.   +++


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: