Polinotas


“Un país convertido en base” by torrijos
agosto 31, 2010, 9:34 pm
Filed under: Ciencia Política y Gobierno, Relaciones Internacionales

Bogotá, martes 31 de agosto del 2,010

VICENTE TORRIJOS R.

La recuperación física del dictador de La Habana se ha visto empañada.  La fiesta se le ha venido aguando.

Tras varios días de titulares en los que se anunciaba a los cuatro vientos que “desayunó”, que “habló”, que “caminó”, que “parpadeó”, ahora resulta lamentable que el comandante heroico se encuentre entristecido.

Ensimismado, enjuto y cariagrio, al dueño de la isla se le ha revolcado el estómago al intuir que “ … Colombia es un país convertido en base” militar de los Estados Unidos.

Después de haberse reunido con algunos colombianos para señalarles la ruta de negociación que se debe seguir en el país, de ambientar el espíritu dialógico de las Farc y el Eln, y de animar a su clon caraqueño para que presente a las guerrillas en la sociedad suramericana de naciones, el padre de la revolución latinoamericana se ha estrellado con la realidad : si sus socios no cesan las hostilidades, y no dan muestras claras de dejar de son lo que son, no habrá escarceos, ni coqueteos, ni toqueteos de paz en Colombia.

Lo grave del asunto es que la indigestión del patriarca se ha visto agravada porque, según él, la presidenta Chinchilla, de Costa Rica, ha aceptado “ … 40 barcos norteamericanos con portaviones incluido y porta helicópteros, dizque para la lucha contra la droga”.

Y como si fuera poco, ha advertido que el imperialismo se adueñó de Honduras, donde cuenta con una fuerza militar desconcertante y perfectamente articulada a la presencia aliada en las Antillas holandesas.

Pero lo más estremecedor, lo más doloroso, lo más repudiable ha sido que su compañero de lucha juvenil, don Inácio Lula da Silva, firmase con el Imperio un acuerdo de cooperación militar tanto o más sofisticado que el declarado “inexistente” por la Corte Constitucional colombiana.

Acuerdo inexistente que para el Señor de la isla no lo es tanto porque, a diferencia de los magistrados, él sí que conoce a la perfección lo que es la auténtica cooperación militar entre dos países, más allá de los vericuetos legales y del papeleo notarial.

Porque, en definitiva, al fracasar en sus planes de convertir los acuerdos energéticos y comerciales entre Caracas, Quito y Bogotá en un caballo de Troya para definir desde afuera “la paz” de Colombia (legitimando a las Farc y al Eln), el camarada comandante se encuentra ahora irremediablemente afligido, nostálgico y meditabundo.   +++


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: