Polinotas


Callicebus caquetensis by torrijos
agosto 17, 2010, 4:55 pm
Filed under: Ciencia Política y Gobierno, Relaciones Internacionales

Bogotá, martes, 17 de agosto del 2,010

VICENTE TORRIJOS R.

Moynihan, Defler, Bueno y García acaban de encontrar en la Amazonia, por allá cerca de la antigua zona de distensión, un nuevo primate, al que han llamado Callicebus caquetensis.

Este pequeño animalejo de barba roja y ojos saltones se encuentra en peligro de extinción, distribuido, al parecer, en 13 grupos, para un total de solo 250 individuos.

En la práctica, la destrucción del bosque tropical húmedo original ha puesto al zogui-zogui en una situación muy parecida a la de las Farc, que, perseguidas inclementemente, se encuentran estratégicamente derrotadas pero siguen siendo funcionalmente activas.

Sumamente hábil, perspicaz y escurridizo, el Callicebus se diferencia de otros primates en que es monógamo y capaz de vocalizar con particular claridad, de tal modo que resulta interesante para las investigaciones científicas en materia de comportamiento y comunicación colectiva.

Todo lo contrario a la conducta destructiva, promiscua e intelectualmente deplorable de las Farc que, en su desespero táctico, sólo se sienten capaces de perpetrar burdos atentados terroristas, no plantean ningún elemento transformador del conflicto irregular, y dependen enfermizamente del auxilio que se les prodiga en el vecindario.

En tales condiciones, es apenas natural que, tras ocho años de Seguridad Democrática, el Estado extienda el concepto de ‘unidad nacional’ más allá de los simples acuerdos entre partidos políticos y lo vincule a su programación estratégica de tal forma que en la Orinoquia y la Amazonia proliferen los Callicebus caquetensis al tiempo que se extinguen las bandas terroristas.

Eso significa que al fortalecer  las operaciones integrales y la comunión entre Acción Social y Fuerzas Armadas, la coordinación interagencial sostenible podría transformar el arco Orinoco-amazónico en un complejo laboratorio de desarrollo, valiéndose, principalmente, del Tratado de Cooperación Amazónica.

Es por eso que uno de los aspectos más esperanzadores de la agenda exterior del presidente Santos sea el diálogo temprano y perdurable con Brasilia, de tal manera que la conjugación de esfuerzos entre los dos países le dé a Colombia no solo el protagonismo político que ya tiene sino el liderazgo en materia de prosperidad compartida.

Prosperidad que, desde ya, tiene como símbolo al zogui-zogui y como estigma a los grupos delincuenciales que hace solo diez años se sentían amos y señores de la mitad del país.   +++


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: