Polinotas


by torrijos
abril 10, 2010, 10:16 am
Filed under: General

Bogotá, Martes Santo, 30 de marzo del 2,010 / Columna 250 / 416  palabras.

PLANETARIO

Farc : el mito del eterno retorno

VICENTE TORRIJOS R.

En los documentos que el Secretariado les está enviando recientemente a los auditorios de distintos países que les piden su contribución para “entender mejor lo que realmente sucede en Colombia”, se puede ver con perfecta claridad lo que pretenden tanto la organización ilegal como su entorno político.

Primero, las Farc quieren dejarle claro al mundo que, lejos de ser un síntoma de que el conflicto irregular está siendo controlado, su debilidad militar actual es tan solo una apariencia (transitoria) pues mientras subsista y se agudice la dominación oligárquica, la insurgencia, en el fondo, se refuerza.

Segundo, en un claro ejemplo de mitomanía y fabulación fantástica, ellas se presentan ante el mundo como una agrupación “no guerrerista, ni mezquina, sino profundamente humanista”, solo que se ha visto “obligada a desarrollar la guerra contra una clase dirigente corrupta y completamente arrodillada ante el imperio”.

Tercero, y en un buen ejemplo de la habilidad intelectual que a veces les asiste, ellas comprenden que el conflicto no es estático y que no puede quedarse anclado en el punto en que actualmente se encuentra (con ellas soportando una ofensiva asfixiante, y limitándose a la ‘resistencia creativa’) : “entendemos que los intereses (partidistas, sectoriales) en una sociedad como la nuestra nunca están paralizados sino en permanente choque y movimiento”.

Cuarto, y en consecuencia lógica, se muestran, como en el 98, dialécticamente dispuestos a aprovechar, en este caso la no reelección del presidente Uribe, para “abordar los temas del poder y del régimen político”, o sea, para darle continuidad a la Agenda Común por el Cambio que dejaron pendiente con el presidente Pastrana.

Quinto, se trata de lograr un gran espacio para oxigenarse, recobrar energía, reposicionarse, rearmarse, equilibrar fuerzas, lograr “el reconocimiento del estatus de fuerza beligerante”, la “salida del país de las tropas norteamericanas” y, por supuesto, que “ya no se les califique más como terroristas” ni en Colombia ni en el mundo.

Y sexto, no se trata, por supuesto, de una negociación, ni de una reincorporación a un sistema (“contra el que han peleado toda la vida”), ni mucho menos de la dejación de las armas o la rendición (que deberían reconsiderar cada vez con mayor serenidad).

Por el contrario, se trata de embaucar, ojalá a un nuevo Presidente sensible, blando y permeable, para que “converse, avance en la humanización del conflicto, y gane terreno en el avance hacia acuerdos definitivos” de paz.

En resumen, baratijas estratégicas.  Una vez más, el mito del eterno retorno, la falacia.  De nuevo, su fracaso.   +++


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: