Polinotas


Ecuador, color de rosa by torrijos

Ecuador, color de rosa

 VICENTE TORRIJOS R.

 A estas alturas, mucha gente se muestra alarmada y sorprendida porque, de un momento a otro, se ha desbaratado el castillo de naipes que los cancilleres Bermúdez y Falconí habían venido construyendo durante las últimas semanas.

 Ingenuamente, se llegó a pensar que el comunicado conjunto de Nueva York despejaba el camino, que la reunión de Ipiales había sentado las bases del entendimiento y que todo empezaría a normalizarse con el nombramiento de encargados de negocios o la reapertura de embajadas.

 En realidad, el problema es mucho más profundo y mientras no se maneje con firme y escueto realismo, Colombia seguirá siendo víctima de las argucias, artimañas y engatusamientos, no sólo de Ecuador, sino de la Alianza Bolivariana en su conjunto.

 Como se recordará, al fragor de la crisis de las bases militares y la farsa de Bariloche, el Polo Radical y el Liberalismo Radical (que en realidad son la misma cosa) desarrollaron una curiosa diplomacia paralela y se fueron a Caracas y Quito para recomendarles a sus asociados de Miraflores y Carondelet algunas pautas diplomáticas que ellos acogieron al pie de la letra.

 En virtud de ese libreto, el coronel Chávez desempeñaría el papel de rígido e inflexible gobernante que se arma hasta los dientes, exhibe la fuerza cotidianamente, bloquea el comercio y ve la cooperación colombo-norteamericana como una auténtica “declaratoria de guerra”.

 Por su parte, el profesor Correa asumiría el papel de solícito negociador, amigable componedor, reflexivo conciliador y esforzado diplomático dispuesto a superar todos los obstáculos en aras de restablecer las relaciones entre los pueblos hermanos.

 De tal modo, ambos gobiernos, aliados a toda prueba pero actuando en paralelo, perseguirían, en todo caso, idéntico objetivo : torpedear, vulnerar y asfixiar al gobierno Uribe para debilitarlo al máximo en el entorno latinoamericano y del Caribe con el fin de ir robusteciendo, a la misma velocidad, a aquellas fuerzas políticas, y político-militares, que mediante un “Plan Político” de intervencionismo integral, pudiesen reemplazarlo en el 2010, o iniciaran en esa contienda electoral del año entrante el proceso transicional hacia un gobierno afín al Socialismo del Siglo XXI.

 Construyendo “bases de paz” a lo largo y ancho del continente que operen como plataformas anti-colombianas, acusando al país ante la Corte Interamericana y la Corte Internacional, expidiendo órdenes de captura y solicitudes de extradición contra ex ministros y generales, y formando un clima de opinión decentemente demoledor, Ecuador cumple, entonces, su papel en el libreto, se vale del paradójico complejo de culpa que generó en Colombia la Operación Fénix, y con guante de seda decimonónico socava día a día la integridad de nuestra Política de Seguridad y Defensa.   +++


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: