Polinotas


Nada que negociar by torrijos

Nada que negociar

VICENTE TORRIJOS R.

Con desafiante altivez, los carteles mexicanos de la droga le han propuesto al presidente Calderón dialogar “para llegar a un consenso, a un pacto nacional”.

Inspirados, sin duda, en experiencias como la colombiana, donde todo se negocia y los presidentes andaban de arriba para abajo buscando interlocutores de todo pelambre con el fin de quitarse de encima el miedo al que los sometían narcotraficantes-y-guerrilleros, los cabecillas del cartel de “la familia michoacana”, o como se llame, advierten que “la violencia no va a parar” y que es imperativo negociar, cueste lo que cueste.

Semejante disparate, que solo busca –como acá en Colombia- obligar al Estado a acceder a sus pretensiones, se basa en la enorme capacidad generadora de violencia que ellos exhiben, y de la que hace parte un arsenal tan nutrido y sofisticado como el de Hamás o Hizbolá.

Pero se funda también en su sorprendente penetración social, con la que han logrado tejer un cordón comunal protector basado en fibras de solidaridad popular que ya quisieran tener algún día Alfonso Cano y el Mono Jojoy.

Y, como si fuera poco, hace camino también por sus conexiones internacionales, es decir, por los vínculos con organizaciones terroristas dedicadas al cultivo, control y procesamiento de la hoja de coca que, políticamente hablando, tienen florecientes contactos con varios gobiernos del vecindario.

 Por fortuna, la respuesta del presidente Calderón ha sido inequívocamente tajante : nada de contemplaciones, nada de negociaciones.  “El gobierno federal no dialoga, no pacta, ni negociará jamás con organización delictiva alguna”, ha sostenido el ministro del Interior, Fernando Gómez Mont.

 Con 36 mil militares involucrados en el control del orden público, con el apoyo de la Alianza del Norte de la que hace parte, es decir, con el respaldo de Estados Unidos y Canadá, y con el acompañamiento decidido de las Fuerzas Armadas de los países libres de América, México derrotará tarde o temprano a ese cartel de “la familia”, así como a sus antagonistas, los carteles de Sinaloa y del Golfo.

 Ciertamente, las drogas no dejarán de existir, pero los criminales y los terroristas saben muy bien que si no se someten ahora a la justicia, el único futuro que les es espera es el que tuvieron Ernesto Guevara, Camilo Torres, Pablo Escobar y Raúl Reyes.   +++


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: