Polinotas


Ciencia ficción by torrijos

Ciencia ficción

 VICENTE TORRIJOS R.

 Una exalumna, politóloga y periodista me escribe desde el Distrito Federal : “Profesor : Acabo de regresar del médico.  Tengo faringitis.  Ciertamente, me hace un poco más vulnerable, pero ya me medicaron y el otorrino ha dicho que en tres o cuatro días estaré bien, incluso más fortalecida que el promedio de la gente, porque me prescribió vitamina C.

De hecho, él me regaló dos cubrebocas porque … ya no se consiguen en ninguna parte !  También compré un termómetro para estar atenta a cualquier cambio brusco de temperatura.  Nadie se me acerca.  Ni mis amigos más cercanos confían en mí.  El sólo hecho de saber que tengo gripe me convierte en sospechosa, en portadora, en una amenaza social andante.
Ayer estaba preocupada porque mis síntomas encajan en el cuadro de  influenza porcina : fiebre moderada y dolor en las articulaciones de mis manos.  Ahora estoy más tranquila, pero me encuentro en vacaciones y son las más tristes y aburridas de mi vida, sobre todo, si se tiene en cuenta que el jueves ando de cumpleaños.
Sin embargo, ahora que conozco mi diagnóstico entiendo que tengo esta semana para recuperarme y regresar a la redacción la próxima semana, sana y descansada.  La verdad es que había estado trabajando mucho en las últimas semanas y eso seguramente debilitó mi sistema inmunológico.  Supongo que al país le sucede algo parecido.  Hasta me pongo a pensar en aquello de las siete plagas.
Yo, que vivo en una de las zonas más agitadas de la ciudad, con oficinas, restaurantes, hoteles, bares y cafés, no logro asimilar lo impresionante que es ver todo este sector semivacío.  

 

Hoy dieron la orden de que la comida sólo se puede vender para llevar y cada vez hay más gente enmascarada.  Las familias ya no se reúnen, taponan cada rendija en las ventanas,  no se besan, no se tocan, no se dan la mano.  Somos fantasmas en una ciudad fantasmal.

 

Tal vez, mi querido profesor, esta es una de las mejores muestras de lo que significa la globalización.  Unos amigos que viajaron a Europa me cuentan que al presentarse como mexicanos sienten un rechazo automático, involuntario, tal vez, pero drástico y doloroso.

 

Quiera Dios que la globalización misma, a la que tantos años de estudio le hemos dedicado, nos ofrezca también las herramientas para acabar con esta pesadilla en la que me siento como el más auténtico personaje de ciencia ficción”.   +++


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: