Polinotas


El daño lefebvrista by torrijos
febrero 5, 2009, 9:09 am
Filed under: Ciencia Política y Gobierno, Relaciones Internacionales

El daño lefebvrista VICENTE TORRIJOS R. Es probable que los católicos sigamos creyendo en la infalibilidad papal, pero Richard Williamson está muy lejos de ser un buen ejemplo. Por el contrario, este obispo lefebvrista, ultraconservador, radical y anacrónico, ahora rehabilitado por Benedicto XVI, ha sido desde hace mucho tiempo fuente de desgracia pastoral y política para la Iglesia. En efecto, los incontables esfuerzos de Juan Pablo II por lograr el entendimiento reconciliador con los judíos se han ido ahora al traste por la decisión papal de levantarles la excomunión a Williamson y a tres de sus simpatizantes de la comunidad de San Pío, todos ellos reconocidos antisemitas. Disidentes y opositores al Concilio Vaticano II, estos obispos secundaron a monseñor Lefebvre en todas sus prácticas retardatarias que, más allá de lo simplemente ritual y litúrgico, llegaron al extremo imperdonable de negar el Holocausto judío. Así que en una medida apenas comprensible, el Rabinato de Israel ha decidido romper indefinidamente los vínculos con el Vaticano que, al parecer, ha preferido atraer a los rebeldes, antes que construir, con verdadero espíritu ecuménico, un futuro más próspero para la tradición judeo-cristiana. En otras palabras, no se entiende por qué Su Santidad ha preferido sacrificar el diálogo edificante que estaba sosteniendo el cardenal Walter Casper con el director general del Rabinato, Oded Weiner, para rendirle honores a un obispo que se jacta diciendo que no existieron las cámaras de gas, que no hay evidencia histórica de la matanza de seis millones de judíos a manos de Adolfo Hitler, y que el único propósito de ellos no ha sido otro que dominar al mundo. Semejantes razonamientos, lejos de dar paso a la unidad entre los católicos, deberían servir para mantener alejados a quienes de manera desvergonzada promueven el odio, la insensatez y la venganza. En síntesis, muchos están tratando ahora de reparar el daño alegando que el Santo Padre no sabía de las inclinaciones antisemitas de gente como Williamson. Pero aunque esto fuera cierto, ¿no habrìa sido preferible que Benedicto hubiese escuchado al propio superior general de San Pío, el obispo Bernard Fellay cuando pidió perdón públicamente por las “dramáticas consecuencias” que podría traer el comportamiento de Williamson, antes que perturbar de semejante manera la concordia que siempre debe identificar las relaciones entre católicos y judíos a lo largo y ancho del tiempo y el espacio ? +++


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: