Polinotas


Adiós a Alexis by torrijos
diciembre 19, 2008, 1:33 pm
Filed under: Ciencia Política y Gobierno, Relaciones Internacionales

Adiós a Alexis

 

VICENTE TORRIJOS R.

 

Tal parece que un ataque cardíaco le quitó la vida a Alexis II, jefe de la iglesia ortodoxa rusa y verdadero poder detrás del trono.

 

A diferencia de lo que estuvo haciendo durante toda la vida, la muerte lo sorprendió en medio de un apacible descanso en su residencia de Peredelkino.

 

De hecho, a lo largo de la dictadura soviética, él tuvo que luchar contra viento y marea para proteger a su iglesia de la incesante persecución estatal.

 

Pero su más refinado papel fue el que desempeñó desde 1990, cuando pasó a ser el patriarca de los ortodoxos.

 

Consciente de que el totalitarismo estaba desmoronándose, y que la Europa Oriental se alejaría del centro ruso de poder, Alexis se dio a la tarea de recapturar los corazones y derrotar al ateísmo oficialista.

 

Inspirado por un impecable pragmatismo, él percibió con claridad que su iglesia necesitaba recobrar influencia política y que, al mismo tiempo, el régimen naciente requería urgentemente de la espiritualidad para estabilizar y proyectar a Rusia hacia el siglo XXI.

 

Si los soviets habían basado la cohesión social en el marxismo-leninismo, ahora la República Federal naciente estaba urgida de fe, de valores espirituales, de la confianza en que más allá de los Stalin, o los Breznev de turno, el poder se basaba en una bendición celestial.

 

Por eso, Alexis II dedicó todas energías a lograr la reunificación de su iglesia con los ortodoxos rusos en el extranjero para superar así el abismo que se había creado desde el momento en que los comunistas llegaron al poder, en 1917.

 

En otras palabras, él reunificaba a su iglesia, pero, lo más importante era que, en el fondo, estaba reunificando a la patria y preparándola para asumir, nuevamente, el desafío imperialista.

 

En definitiva, así como el zar Alejandro logró convertir a Rusia en la columna vertebral de la Santa Alianza contra las revoluciones democráticas hace doscientos años, Alexis entendió perfectamente que Rusia tiene ahora la obligación política, moral y militar de hacer presencia en el mundo … para honrar a Dios una vez más.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: