Polinotas


Primor vrs. Rigor by torrijos
septiembre 17, 2008, 11:58 am
Filed under: General

Primor vrs. Rigor

 

VICENTE TORRIJOS R.

 

´La Audacia de la Esperanza’, título del último libro de Barack Obama, pone de presente su carácter : idealista, soñador, iluminado.

 

‘Fe en mis Padres’, el de John McCain, muestra todo lo contrario : un hombre recio, pragmático y objetivo.

 

Eso es lo que hace particularmente interesante la actual elección presidencial en los Estados Unidos.

 

De hecho, el senador Obama piensa en energías alternativas, en una especie de cosmopolitismo bienaventurado, en la diplomacia persuasiva y en la aceptación afectuosa de los Estados Unidos en todos los foros y escenarios internacionales.

 

En cambio, el senador McCain se basa en la energía nuclear, en sostener relaciones productivas únicamente con los aliados comprobados, en la persuasión disuasiva y en “el cambio”, sí, pero “basado en la fuerza”.

 

La retórica de Obama es florida, universalista, y trae a la memoria esos discursos de Woodrow Wilson en los que antes de la primera guerra mundial el presidente Demócrata soñaba con trasplantar en todo el mundo las virtudes y bondades de la democracia norteamericana.

 

Por el contrario, McCain se basa en el poder de los Estados Unidos para mantener relaciones, ejercer influencia y enfrentar a los adversarios, siempre sobre la base de que así como hay aliados confiables, también pululan los Estados rufianes y los grupos amenazantes que no son exactamente amantes del diálogo.

 

Obama aprendió estas lecciones políticas como estudiante en Indonesia y Hawaii, como trabajador social en los barrios de Chicago y como excursionista en busca de sus raíces paternas en las praderas de Kenia.

 

McCain las aprendió durante la crisis de los misiles en Cuba, como prisionero en Vietnam y como ejemplo activo de diplomacia parlamentaria cuando protagonizó el restablecimiento de las relaciones entre Washington y Ho Chi Minh.

 

En otras palabras, Obama es algo así como ese destello romántico y soñador que de cuando en cuando aparece en la política norteamericana para que el sistema siga funcionando igual pero sin oxidarse.  Destello que cuando se convierte en presidente suele ser una catástrofe.  Pregúntenle a Jimmy Carter.   +++


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: