Polinotas


Fundamentalismos by charlottedebeauvoir
agosto 1, 2008, 10:24 am
Filed under: En la actualidad

Le religión, estos días, decidió meterse en la política. Después de ver a Uribe de rodillas por todas partes, el nuevo escenario de esta mezcla indeseable, según las noticias, se ubica en Turquía.

Pero, si acá se pide respetar la laicidad infundida en la constitución, allá pasa lo contrario; son los laicos que ponen en jaque las instituciones nacionales.

El tema de la religión, o más bien de la ausencia de la religión en los asuntos estatales, data de los origines mismos de la nación Turca. Cuando, en 1923, Mustafa Kemal funde la Republica sobre las cenizas del Imperio Otomano, el adopta como principio fundador la secularidad, o sea, la independencia de los asuntos públicos en relación con los religiosos.

Así pasaron los años en la republica turca: las elites laicas mandando a la cabeza del poder y los militares guardando celosamente la laicidad nacional. Eso fue sin contar con las sorpresas que trae el juego democrático. En este país que cuenta con el 99% de musulmanes en su población, terminó por ganar en las elecciones un partido islámico, el AKP (partido de justicia y desarrollo).

Hubo el año pasado toda una crisis nacional, entre pro-laicos y pro-AKP, que, después de muchas manifestaciones, se acabó con elecciones anticipadas, las cuales confirmaron la victoria del AKP en las urnas.

Esta legitimidad democrática no pareció satisfacer a los laicos. Un juez atacó al partido después de la adopción de una ley que suprimió la interdicción para las mujeres de ir a la universidad la cabeza cubierta de un pañuelo. El juez llevo el caso hasta la corte constitucional e pidió la supresión del AKP, por “actividades anti-laicas”.

Este miércoles, se pronunciaron los jueces constitucionales, y solo faltó un voto para prohibir el partido. Sin embargo, de 11 votos, 10 reconocieron el partido culpable y los jueces tomaron la decisión de sancionar económicamente al partido, cortándole la mitad de sus recursos estatales.

¿Qué hubiera pasado si el partido en el poder había sido suprimido? ¿En que lío institucional estaría hoy Turquía?

Los laicos turcos creen que el AKP tiene una agenda islamista escondida y por eso actúan de manera tan agresiva – pero el primer ministro Erdogan y el presidente Gül, en sus discursos, defienden el secularismo turco, y a la vez acuerdan que este secularismo debe también “garantizar la libertad de religión y de conciencia”.

Resulta, entonces, que los fundamentalistas en Turquía no son los islámicos pero los laicos. Que, por no dejar a las estudiantes que lo quieren cubrirse de un pañuelo para ir a clases, casi armaron una crisis institucional sin precedentes en el país. Los kemalistas que defienden en laicismo ya pasaron la línea, y llegaron al punto de un fundamentalismo excluyente, que puede poner en jaque la evolución democrática del país.

Charlotte de Beauvoir


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: