Polinotas


La especulación socio-política alrededor de un reinado de belleza by charlottedebeauvoir
julio 15, 2008, 8:44 am
Filed under: En la actualidad

Por Edgar Luna

Luego de años de desistir de ver un reinado mundial de belleza femenina, aprovechando el lujo que nos brinda la docencia de poder tomar vacaciones a mitad de año, el autor de este escrito se sentó frente al televisor, tan desprevenido como cualquier otro ciudadano de estos meridianos.

La primera sorpresa fue el horario de la ceremonia de coronación de “Miss Universo”, 8 a.m. en Vietnam. Pero …?, claro!!, para que fuera transmitida en directo en horario Triple A para el continente americano. En EE.UU. estos eventos son seguidos por una gran audiencia, y como es sabido, los latinoamericanos vivimos del futbol, las telenovelas y los reinados. Pero …, ¿y el resto del planeta?. Ah!!, las representantes africanas fueron pocas, y realmente quien espera que gane una de estas voluptuosas representantes de la raza del sabor y el fuego, pero también del continente olvidado en su saqueo. ¿Será que los europeos occidentales en medio de sus vacaciones de verano, se quedaron hasta después de medianoche para ver a sus reinas?, seguro que no, pues allí estas “competiciones” no tienen mayor teleaudiencia; para los olímpicos si seguramente madrugarán. ¿Y los europeos orientales?, estos seguramente estarán más preocupados por sus bajos niveles de vida, que por unos certámenes que debido a la larga duración del “socialismo real”, allí no tienen tradición. Los pueblos de influencia hindú y musulmana de Asia continental en principio no se ocupan de estas banalidades occidentales; los otros asiáticos ya tuvieron la oportunidad de tener reina japonesa, así que era prácticamente imposible repetir. Por último, quienes se pegaron al televisor luego del desayuno fueron los occidentales del lejano oriente: Australia, para apoyar a su linda representante.

Segunda sorpresa: ¡Kosovo desfila!, ya es admitida en un certamen internacional. ¡Vaya, Occidente no pierde ocasión para reivindicar sus posiciones!. Lo difícil será que algún día Osetia lo haga.

Tercera: niñas de países de Europa Occidental, como Dinamarca y Alemania, representan más al bien logrado mestizaje, que a la tradicional raza blanca.

Cuarta: cuando llaman a las 15 semifinalistas, le dan un lugar a Vietnam, más por ser “políticamente correctos”, que por méritos de la linda muchacha ante la fuerte competencia.

Quinta: Estados Unidos resbala, un tropezón en Asia la deja sin posibilidades; ¿será esto un vaticinio de la economía mundial?.

Sexta: de las cinco finalistas, cuatro son LATINAS. ¿Cómo explicar este resultado?, ¿Será el fruto de las escuelas que por estos lares pululan?, o ¿Será que realmente como ya lo expresaron futurólogos, América Latina representa ahora lo que más adelante será el planeta?; un lugar en el cual la confluencia de razas, religiones y visiones de vida, crean un nuevo orden, más tolerante, amable y sereno, entre otras características. Entonces, ¿cómo se relaciona esto con lo expresado en el punto tres?.

Séptima: la finalista rusa se expresa en su idioma, acudiendo a los servicios de un traductor, el cual desentona por su apariencia completamente con el bello espectáculo. Queda la duda, si es la reivindicación del idioma propio, o si los rusos todavía no sienten la necesidad de aprender el idioma de la globalización.

Y por último, la imagen de la noche: Colombia y Venezuela juntas, tomadas de la mano como hermanas, hijas de una misma tradición, cercanas las dos a la Gloria, pero una más que la otra, pues así es la competencia, sólo una ganará. En otros planos, en los que más que la competencia, lo que “reina” es la cooperación y solidaridad, seguramente estas hermanas saldrán igualmente gananciosas.

Otra observación desprevenida, es que si bien el número de países del planeta aumenta, el de participantes se mantiene más o menos constante. Los países africanos ya no envían tantas niñas como antes, los países de alta influencia musulmana ni lo piensan, a excepción de Indonesia, y no todos los nuevos países del antiguo bloque socialista se han animado a participar. ¿Choque de culturas?, o por lo menos ¿heterogeneidad cultural a pesar de la globalización homogenizante?.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: