Polinotas


las leyes como las hamburguesas, es mejor no ver cómo se fabrican by germanpuentes
abril 7, 2008, 4:39 pm
Filed under: General

En la plenaria de la Cámara de Representantes, obviamente del Cogreso de Colombia, se votó la semana pasada un exabrupto que a la postre puede convertirse en ley de la República. Y digo que puede ser ley, porque aún falta la sanción presidencial y si el Señor Presidente es consecuente con su vocero ante la Corporación de marras, seguramente objetará tal proyecto, al menos,  por las tres razones siguientes. a) es abiertamente contrario a la constitución en lo referente al MÉRITO y al principio de la IGUALDAD exigidos para ingresar a la función pública, especialmente en cargos de carrera administrativa y no tenidos en cuenta, a ciencia y consciencia, a la hora de la votación ; b) hoy el concurso que se adelanta, para proveer miles de vacantes en los diferentes niveles de la administración pública, está en su segunda fase, pues en la primera prueba practicada el año anterior un alto porcentaje de los empleados, que están en condición de provisionalidad mientras se surte el concurso, no pasaron la prueba, sencillamente por falta de MÉRITO. En qué circunstancias bien complejas quedaría el famoso concurso, sabiendo que hay miles de aspirantes que quieren ver respetadas las reglas de juego existentes al momento de inscribirse para la competencia por las vacantes? c) tanto el vocero del señor Presidente de la República para estas materias -Director de la Función Pública- como la carta enviada por el señor Procurador Ganeral de la Nación, ilustraron e invitaron a la Cámara para que se abstuviera de votar el proyecto. Haciendo caso omiso de razones y criterios bien expresados y fundamentados, prevaleció la “sabiduría” y la autonomía legislativa. Fue tal el espectáculo transmitido en vivo y en directo desde el recinto de la Honorable Cámara de Representantes, que sencillamente conmovió a compasión. Unos hablaban de un acto legislativo, otros del proyecto de ley, otros del mérito que supuestamente tienen sus clientes para quedarse en los cargos, que no es otro que el de haber sido apadrinados, hace algunos años, para vincularse como provisionales. Con toda la ventaja de los años de expereincia en sus cargos, hoy se oponen a medirse en franca lid con quienes ni conocen como ellos la administración pública, ni están tan familiarizados como ellos con sus roles. En definitiva con todo el respeto por la Corporación, el MÉRITO tanto de defensores como de los defendidos está en déuda frente a las espectativa de los colombianos, que no puende ser otra que la de tener una función públca seria, capaz e idónea desde el punto de vista moral y técnico. 

Germán Puentes González


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: